• DESTINO
    • A Coruña
    • Badajoz
    • Cambrils
    • Ciudad Real
    • Lanzarote
    • Logroño
    • Lleida
    • Madrid
    • Menorca
    • Murcia
    • Ourense
    • Pamplona
    • Sant Carles de la Ràpita
    • Segovia
    • Sevilla
    • Tenerife
    • Valencia
    • Valladolid
    • Vinaròs
    • Zaragoza
  • NOCHES
    • TODAS
    • 1 noche
    • Entre 2 y 3 noches
    • Entre 4 y 6 noches
    • Más de 7

Sacando partido a nuestros recursos

Nuestra seña de identidad siempre ha sido la buena utilización de los recursos que teníamos a nuestro alcance. Durante muchos años, el plato principal se basaba en una larga cocción de los alimentos en unos recipientes que daban nombre a los platos: olla, cazuela, pote o paella, entre otros. La base de estos sabrosos platos era la legumbre acompañada de los productos que resultaban de la matanza del cerdo. Una cocina sencilla pero con mucho sabor. El pan y el vino se extendían por toda la península así como el aceite o el unto, siendo indispensables en la dieta diaria del país. Estos productos se solían alternar con frutas, caza en las zonas de interior y pescado en el litoral. Se trataba de una gastronomía caracterizada por su variada forma de preparar los platos, su gran diversidad, fruto de muchas culturas, y de sus variados paisajes y climas.


El nacimiento de una gastronomía propia

Durante siglos, la gastronomía española fue una total desconocida para el resto de los países. La calidad de las materias primas no era suficiente para que esta incipiente gastronomía traspasase fronteras y asombrara con sus deliciosas elaboraciones. Durante muchos años, el modelo de cocina fue francés, mientras que la cocina española recibía duras críticas. Sin embargo, desde finales del siglo XIX la gastronomía española toma protagonismo: el modelo francés entra en declive y empieza a hispanizarse. La cocina española comienza a tener una identidad propia en base a los diferentes platos y técnicas culinarias. A partir del siglo XX y con la colaboración de grandes escritores gastronómicos, este conocimiento culinario empieza a salir a la luz. Desde entonces y hasta nuestros días, la cocina española ha ido evolucionando hasta convertirse en lo que hoy conocemos como la nueva cocina española.

  • Historia

    Si hay algo que caracteriza la trayectoria de la gastronomía española es el intercambio de culturas y alimentos que han tenido lugar durante siglos. No podía ser de otro modo; su situación estratégica ha sido desde siempre paso de pueblos y civilizaciones, un cruce de caminos, un punto de intercambio, de descubrimiento de nuevos sabores que enriqueció esta tierra asentando las bases de una cocina internacional y vanguardista.

USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, así como mostrarle, desde nuestro sitio web o los de terceros, publicidad basada en el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.